Paramahamsa Hariharananda: Biografía

Biografía completa de Paramahamsa Hariharananda (1907-2002), maestro realizado de Kriya Yoga y discípulo de Swami Shriyukteshwar. Fue el primer maestro en divulgar alrededor del mundo las técnicas completas de Kriya Yoga en su poder original.

Paramahamsa Hariharananda

Su Niñez

Rabindranath Bhattacharya (Paramahamsa Hariharananda) nació el 27 de mayo de 1907, en el poblado de Habibpur, en el distrito de Nadia, estado de Bengala, India.

Nacido en una adinerada familia perteneciente a la casta brahmín, sus padres fueron Haripada Bhattacharya y Nabin Kali Devi.

Paramahamsa Hariharananda describió así su niñez:

“Mis padres eran personas muy buenas y espirituales. Nos enseñaron cómo orar y meditar. La oración y la meditación, la recitación y el canto se volvieron parte de nuestra vida durante la niñez. Mis padres pasaban mucho tiempo en rituales de puja, oraciones y meditación, y tuve oportunidad de observar lo que hacían. 

Mi niñez estuvo más motivada por mi madre, de quien aprendí muchas historias espirituales. Aprendí la disciplina muy temprano por parte de mi padre, que era muy disciplinado en todo lo que hacía.

No era aficionado a los juegos como los demás niños; en cambio, me encantaba pasar mi tiempo libre orando. 
Me encantaba orar y pasar tiempo con mis padres mientras realizaban sus pujas. Mis padres oraban a la Madre Durga y a la Madre Kali, así que también me encantaba orarles. 

Mi madre fue mi primer gurú. En mi niñez, ella me enseñó mucho acerca de cómo amar a Dios, cómo orar a Dios.
Mi padre fue mi siguiente gurú, y me enseñó muchas cosas buenas.

Mi padre era muy estricto, disciplinado, puntual, y tenía un estilo de vida muy organizado. Todas estas cualidades influyeron grandemente en mí. Debido a que era un buen astrólogo, él conocía mi futuro. 

Él proporcionó un entorno para mi crecimiento espiritual, más que para mis otros hermanos y hermanas, así que él es mi gurú y guía. Mi padre también me enseñó astrología y quiromancia. 

Mi verdadera iniciación comenzó cuando era un niño pequeño. Aprendí a cantar mantras, oraciones e himnos, al escuchar a mi padre cuando tenía cuatro o cinco años, así que esto fue como una especie de iniciación. 
Me sentaba cerca suyo y observaba la adoración ritualista que realizaba cada día.”

Paramahamsa Hariharananda es iniciado en Guiana Yoga

A los 12 años, Rabindranath fue iniciado en el camino del Guiana Yoga por Shri Bijoy Krishna Chattopadhyay, un renombrado maestro realizado y discípulo del legendario Swami Trailanga.

Hariharanandaji relató al respecto:

“Siendo un adolescente, conocí a Shri Bijoy Krishna, mi siguiente gurú. Era un jefe de hogar, y su hogar era un ashram. Nosotros, los devotos, acudíamos a su casa, nos quedábamos allí, escuchando sus enseñanzas, y participábamos en diferentes prácticas espirituales.

Él fue mi gran gurú espiritual y mi guía. Él vivía en Kalikundulen, Howrah, y le visitaba con frecuencia, me sentaba a sus pies, y aprendí las bases de la vida espiritual. 

Cuando conocí a Shri Bijoy Krishna, él solía motivarme a que estudiara las escrituras y comprendiera su significado interior, así que estudiaba un poco cada día.

En el comienzo no era capaz de entender sus enseñanzas, pero siempre fui humilde junto a él. Permanecí junto a él para aprender cómo crecer. Me inclinaba ante él y me sentaba a sus pies junto con los demás. 

Mi atención estaba puesta únicamente en mi maestro y en ninguna otra cosa, por lo que desarrollé una aguda atención hacia mi maestro y sus enseñanzas. Gradualmente comencé a comprender su mensaje y su enseñanza. Él vio mi interés y comenzó a enseñarme más y más.”

Hariharananda conoce a su maestro Swami Shriyukteshwar

Tras seguir las enseñanzas de Shri Bijoy Krishna por más de una década, Rabindranath preguntó al maestro si podía enseñarle cómo alcanzar el estado de nirvikalpa samadhi, el estado supremo de unión con Dios, caracterizado por la ausencia de pulso y respiración.

Humildemente el maestro le respondió que no podía enseñarle cómo alcanzar ese estado, pero le instruyó a que acudiese al gran maestro de Kriya Yoga, Swami Shriyukteshwar Giri.

Rabindranath recibió iniciación en Kriya Yoga por parte de Swami Paramananda Giri, un discípulo de Swami Shriyukteshwar. Más adelante pudo conocer al gran Maestro.

En 1932, Rabindranath conoció a Swami Shriyukteshwar en su ashram de Serampore y fue iniciado por él en Kriya Yoga.

En su primer encuentro, Shriyukteshwarji analizó la carta astral y las líneas de la mano de quien luego se convertiría en Paramahamsa Hariharananda. Y en ese momento el gran Maestro le reveló que su destino era convertirse en monje y que sería un gran maestro realizado que difundiría el Kriya Yoga por todo el mundo.

Más adelante Shriyukteshwarji le enseñó a Rabindranath su sistema conocido como Astrología Cósmica, y le pidió que se instalara en su Karar Ashram de Puri para comenzar su vida monástica. Pero Rabindranath no se sintió preparado aún para iniciar ese estilo de vida.

Hariharananda conoce a Paramahamsa Yogananda

En 1935, cuando Paramahamsa Yogananda regresó a la India por un año, Shriyukteshwar le instruyó a Rabindranath a acercarse a Yoganandaji y solicitarle la iniciación en el segundo nivel de Kriya Yoga.

Rabindranath conoció entonces a Paramahamsa Yogananda en Calcuta. Rabindranath pidió a Yoganandaji que le permita presenciar su estado de samadhi. Yoganandaji aceptó el pedido y sentándose en meditación entró en el estado supremo sin respiración de nirvikalpa samadhi

Tras presenciar este bendito estado de Yoganandaji, Rabindranath le solicitó que le iniciase en el segundo Kriya Yoga. Al día siguiente, Yoganandaji le impartió el segundo Kriya. 

Rabindranath inicia su vida monástica

Swami Shriyukteshwarji falleció en 1936. Dos años después, en 1938, Rabindranath decidió mudarse a la ciudad de Puri, para estar cerca del Karar Ashram fundado por su gurú. 

Antes de mudarse a Puri, Rabindranath instruyó a un amigo a que encontrara en esa ciudad una casa que pudiera alquilar. Un viejo monje desconocido ayudó a su amigo para que encontrara una casa para alquilar, a pocos metros del ashram. 

Semanas después, desde la azotea de su nueva casa, Rabindranath y su amigo observaron la presencia de un viejo monje caminando lentamente por el terreno del ashram. Era Swami Shriyukteshwar. 

Su amigo explicó que era ese el monje que le ayudó a encontrar la casa para alquilar. Rabindranath preguntó a su amigo si le había visto en carne y hueso, y preguntas similares que su amigo no comprendía.

Rabindranath le explicó entonces a su amigo que ese era su gurú, ¡que falleció dos años antes! 

Unos meses después de haberse mudado a Puri, Swami Shriyukteshwar se apareció ante Rabindranath y le instruyó a que se instalase en el ashram. Rabindranath pidió ser aceptado en el ashram y se convirtió entonces en Brahmachari Robinarayan, cumpliendo el deseo de su Maestro.

En 1940, Brahmachari Robinarayan dominaba los avanzados estados yóguicos de kechari, bhramari y shambhavi. Durante esta época, una efulgencia de luz sobrenatural comenzó a brillar alrededor de su cuerpo, produciendo un inefable temor y éxtasis espiritual en muchos.

En 1941, Brahmachari Robinarayan recibió el tercer nivel de Kriya de Swami Satyananda Giri, uno de los principales discípulos de Swami Shriyukteshwar.

Entre 1943 y 1945, recibió los últimos niveles de Kriya Yoga por parte de Shrimat Bhupendranath Sanyal, un yogui realizado y hombre de familia, discípulo de Lahiri Mahasaya.
En 1944, un yogui misterioso y anónimo visitó el ashram y le enseñó técnicas para alcanzar el nirvikalpa samadhi, el estado supremo.

Brahmachari Robinarayan se convierte en Maestro

Entre 1946 y 1948, Brahmachari Robinarayan alcanzó diferentes estados de samadhi, y en 1948 alcanzó el estado supremo de realización, el estado de completa unión divina, sin pulso ni respiración, conocido como nirvikalpa samadhi, y la capacidad para ingresar en dicho estado a voluntad.

Poco tiempo después, en 1949, Mahavatar Babaji se apareció físicamente ante él en su habitación del Karar Ashram, le felicitó por su logro espiritual y le asignó la misión de enseñar el Kriya Yoga auténtico alrededor del mundo.

Consciente de su logro espiritual, Paramahamsa Yogananda -a través de una carta- autorizó en 1951 a Brahmachari Robinarayan a impartir iniciación en Kriya Yoga a los buscadores sinceros, del modo que Yoganandaji lo enseñaba en occidente. 

Shrimat Bhupendranath Sanyal también le reconoció y autorizó como Maestro de Kriya Yoga en su forma pura y tradicional.

En consecuencia, Brahmachari Robinarayan (Paramahamsa Hariharananda) comenzó su extensa labor misionera que lo llevó a lo largo y ancho de la India. Fue también bendecido con el más elevado logro espiritual, el estado de paramahamsa.

El 27 de septiembre de 1958, la Diosa Madre Kali, su deidad principal, se apareció ante él con toda una efulgencia de luz y radiante esplendor, instruyéndole a trabajar incansablemente por la elevación espiritual del mundo, asegurándole sus bendiciones en su tarea de enseñar el Kriya Yoga.

Baba Hariharananda
Brahmachari Robinarayan en 1958

El 27 de mayo de 1959, en el día de su cumpleaños número cincuenta y dos, fue iniciado en el sannyasa -en la orden monástica de los swamis- por el mundialmente renombrado Jagadguru Bharati Krishna Teertha, el Shankaracharya de Gobardhana Peetha, Puri. Desechando su nombre anterior de Brahmachari Robinarayan, se convirtió entonces en Swami Hariharananda Giri.

Posteriormente viajó a la famosa Ranikhet, en los Himalayas, para visitar a Babaji Maharaj, pero sólo escuchó la voz de Babaji instruyéndole que difundiera Kriya Yoga alrededor del mundo.

Hariharanandaji tenía la excepcional habilidad de ingresar en el estado supremo de nirvikalpa samadhi en cualquier momento y lugar. Numerosas veces exhibió este estado delante de grupos de personas, y en ocasiones algunos médicos presentes se acercaron y comprobaron con asombro su estado sobrehumano. 

En 1971, Swami Satyananda Giri, unos meses antes de su fallecimiento, designó a Hariharananda como su futuro sucesor para cumplir el papel de Maestro y presidente del Karar Ashram fundado por Shriyukteshwarji en 1903.

Swami Hariharananda Giri viaja al Occidente

Aunque Swami Hariharananda Giri -o Baba Hariharananda, tal como muchos discípulos le llamaban- había sido invitado varias veces por sus discípulos occidentales para que visitase occidente, él no estaba interesado. 

Pero en 1974 fue invitado, en última instancia, por un grupo de discípulos de Suiza y Alemania, y finalmente aceptó la Voluntad Divina de enseñar el Kriya Yoga auténtico alrededor del mundo.

La profecía de Swami Shriyukteshwarji y la directiva de Shri Babaji se hicieron realidad. En sus propias palabras: “No tenía deseo de ir al extranjero, pero seis discípulos de Suiza, que visitaban Puri por tercera vez, insistieron en mi visita a su país.

Me dijeron: ‘Usted siempre está ocupado con los discípulos de India. Hay cientos de buscadores verdaderos de Dios esperando en el extranjero. ¿No debería usted ayudarlos? ¿Nació usted sólo para India?’ Estas palabras provenientes de un grupo de discípulos sinceros me conmovieron y decidí ir en una misión a los países extranjeros.” 

El 3 de junio de 1974 partió de Delhi hacia Europa, acompañado por unos pocos discípulos. Durante este primer viaje al occidente visitó cinco países -Francia, Suiza, Inglaterra, Bélgica y Alemania- y cientos de personas fueron iniciadas en Kriya Yoga.

Este primer viaje al occidente trajo una nueva era en la historia del movimiento de Kriya Yoga luego de Paramahamsa Yogananda. 

Ante la insistencia de discípulos occidentales, nuevamente emprendió su tour al occidente en 1975. Desde Bogotá, Colombia, un discípulo acompañó a Swami Hariharananda Giri a visitar su país.

Abordaron el avión el 24 de mayo de 1975, desde Delhi a Curacao en Sudamérica. Tras una permanencia de seis días de enseñanzas en Curacao, viajó a Bogotá, la capital de Colombia, para entregar el mensaje del Kriya Yoga. 

En esta ciudad, en una de las primeras reuniones, ingresó voluntariamente en el estado de nirvikalpa samadhi -el estado de completa unión con Dios, con ausencia de pulso y respiración-. Un médico que se hallaba presente entre los asistentes se acercó y verificó este hecho. 

Habían ya muchas personas en Estados Unidos iniciadas por Baba Hariharananda en Kriya Yoga. Sabiendo que él estaba en Curacao y en Bogotá, muchas personas de Nueva York y Washington D.C. lo visitaron allí y le solicitaron que fuera a los Estados Unidos. Aceptando su invitación, partió hacia Nueva York desde Curacao via Miami.

Durante sus veinticuatro días de permanencia en Nueva York, ofreció muchos discursos públicos, charlas radiales, dio entrevistas e inició a las personas interesadas. Muchas personas allí entraron en contacto con él y fueron bendecidas con su divina compañía. De Nueva York viajó a Washington D.C., acompañado por muchos de sus antiguos discípulos. 

Desde allí viajó rumbo a Alemania, el 7 de agosto de 1975. Y desde allí regresó a la India.

Nuevamente, tras un largo intervalo de alrededor de dos años, por tercera vez Baba Hariharananda viajó al occidente. 

De esta manera, Kriya Yoga se difundía de ciudad a ciudad y de país a país. Miles de personas, estando extremamente interesadas en la vida espiritual y la meditación, cambiaron sus vidas y siguieron las instrucciones prácticas del Kriya Yoga.

Swami Hariharananda Giri

Baba Hariharananda conoce a Prajnanananda

En 1980 tuvo lugar el encuentro entre Shri Hariharananda y su joven discípulo Triloki Dash, quien en ese momento era un estudiante de economía. Poco a poco, Gurudev Hariharanandaji inició a Triloki en los diferentes niveles del Kriya Yoga.

En 1992, Shri Hariharananda autorizó a Triloki Dash como Yogacharya (instructor de Kriya Yoga). En 1995, el Maestro inició a Triloki en la orden de los Swamis, otorgándole el nombre monástico de Swami Prajnanananda Giri.

En 1998, Gurudev concedió a Prajnananandaji el título de paramahamsa, reservado para monjes que alcanzan la cúspide de la realización espiritual. 

Paramahamsa Hariharananda, años antes de su fallecimiento, designó a Paramahamsa Prajnanananda como su sucesor espiritual en el linaje de Kriya Yoga y futuro presidente de la organización mundial Kriya Yoga International Organization que él fundó.

Respecto de Prajnananandaji, Gurudev afirmó:
“Es el discípulo más avanzado, tanto espiritualmente como en cualquier otro aspecto. Tengo la firme convicción de que bajo su liderazgo, Kriya Yoga se esparcirá en oriente y en occidente, y que más y más personas se beneficiarán mediante la técnica de Kriya Yoga.”

El Legado Espiritual de Paramahamsa Hariharananda

Baba Hariharananda comprendió numerosas escrituras, como la Biblia, la Torá, el Corán, los textos budistas, los Vedas, los Upanishads, los Tantras, Yoga Sutras de Patanjali, Sankar Darshan, Brahmasutra y otras.

Aportó luz sobre su significado al proveer interpretaciones divinas en una nueva forma metafórica. Sus escritos incluyen “Kriya Yoga: Proceso Científico para Cultivar el Alma“, “The Bhagavad Gita In the Light of Kriya Yoga: A Rare Metaphorical Explanation for God-Realization“, y numerosas otras publicaciones.

Al integrar tantas escrituras con el Kriya Yoga, fue altamente elogiado en todo el mundo como un vishwa guru (instructor de todos los seres).

Paramahamsa Hariharananda fue el primer maestro en difundir alrededor del mundo las técnicas completas del Kriya Yoga de Babaji y Lahiri Mahasaya con su poder original.

Ofreció al mundo, en numerosas ocasiones, la experiencia de su estado supremo de comunión con Dios, nirvikalpa samadhi, enseñando mediante este ejemplo que el Reino de Dios está muy cerca y que puede ser alcanzado mediante la práctica de Kriya.

Gracias a su energía espiritual, miles de buscadores han podido percibir, durante el momento de su iniciación y en su práctica diaria, la presencia de la Luz Divina, el Sonido Divino y la Vibración Divina en su interior.

A lo largo de su larga vida e incansable trabajo, Baba Hariharananda entrenó y supervisó a muchos discípulos avanzados, autorizándolos como Yogacharyas (instructores autorizados) para continuar con la transmisión del Kriya Yoga a todos los buscadores.

Entrenó y designó a su sucesor espiritual, su discípulo realizado Paramahamsa Prajnanananda, para continuar con la obra de Kriya Yoga en todo el mundo.

Paramahamsa Hariharananda entró en mahasamadhi -el estado de samadhi final y voluntario de un maestro realizado al abandonar el cuerpo físico- el 3 de diciembre de 2002, en la ciudad de Miami, Florida, a la edad de 95 años.

Pero los grandes maestros nunca mueren en realidad. Tal como él mismo escribió:

“Todos los verdaderos gurús están vivos, así hayan conservado o no su forma física.”

En una ocasión le preguntaron al Gran Maestro:

“¿Qué ocurrirá luego de que usted abandone su cuerpo?”

Gurudev Baba Hariharananda respondió:

“Ahora estoy trabajando en un área pequeña, periférica.
Cuando abandone mi cuerpo trabajaré mucho más. Cuidaré de todos. 
Seré uno con los maestros, con Shriyukteshwarji, con Yoganandaji, 
y les ayudaré a todos de muchas maneras diferentes.

Estaré con ustedes, con más amor, más gozo, más apoyo, y más fortaleza.  

Aún luego de mi partida física,
estaré ayudando a las personas que lleguen a este sendero.”

Gurudev Hariharanandaji
“Átate a mí con un nudo fuerte
y te llevaré a través de
este océano mundano
hacia una paz, gozo,
felicidad y dicha eternas.”