La Esencia del Kriya Yoga

En las enseñanzas de Shri Lahiri Mahasaya Kriya Yoga constituye la llave para la realización del Ser.  
Este artículo es una compilación de enseñanzas de Shri Lahiri Mahasaya explicando la esencia del Kriya Yoga. 

NOTA: Entre corchetes […] aparecen aclaraciones del editor. Los paréntesis (…) pertenecen al texto original.

¿Qué es Dios?

El Rig Veda, la más antigua entre las Sagradas Escrituras de la India, afirma:

Pranohi Bhagawanishah, Prano Vishnuh Pitamah,
Pranen Dharyate Lokah, Sarva Pranamayan Jagat.

Shri Lahiri Mahasaya, el gran maestro del Kriya Yoga, explicó:

“El significado de estos versos sánscritos es que el Prana es el Ser Primordial. El Prana es el Salvador, puesto que el Prana hace que nuestro cuerpo físico sea un cuerpo viviente en este mundo. El Prana mantiene también a todos los planetas en sus respectivas órbitas, así que el Prana y nada más que el Prana existe en todo el universo.

Dios no es un objeto que haya descendido del cielo: es un estado. Es el estado quieto del Prana. Al entrar en vibración, el Prana Estático en un ser viviente asume la forma de inteligencia, mente, sentidos, etc, y permanece encantado por estos. Este es el estado en que un ser viviente se encuentra desviado de su forma original.

Aunque al hablar acerca de algo hagamos referencias a «Yo» y «Mío», ciertamente no somos más que Prana. Nada puede formarse sin Prana. Dios es el Prana Tranquilo y estable en nuestro Prana. Es debido a esto que los seres realizados afirman que «Dios es Omnipresente».

El Prana es el elemento básico del cual se compone un ser humano. 

Al Prana calmado y estable se le conoce como el Dios Supremo. Todos los practicantes de Kriya Yoga tienen cierto Prana Estable. Básicamente este Prana tranquilo y estable, o Madre Naturaleza Estable, es la base del Prana en el cuerpo humano. Si mediante la práctica devota del Kriya Yoga el practicante de Kriya Yoga es capaz de sumergir su Prana adquirido con su Prana estable y tranquilo, la mente se volverá calma y firme.

A nuestro Prana inquieto se le conoce como la imagen de la Madre Naturaleza. Al Prana Tranquilo que viene como resultado de la práctica de Kriya Yoga, se le conoce como Dios (Purusha). El estado inquieto y oscilante del Prana necesita ser estabilizado mediante la práctica devota y regular de Kriya Yoga. 

Cuando nuestro Prana y nuestra concentración se encuentran fijos, emerge el tranquilo estado de la Nada. En dicho estado no sentimos nada más que al Prana mismo. Es a este estado al que llamamos «Estado Dichoso».

La Inmortalidad del Alma (Prana)

El cuerpo es mortal. A su debido momento todos perderemos nuestros cuerpos. Sin embargo, nuestras almas jamás se extinguirán. Quienes realmente comprenden esto se encuentran en el camino correcto. Permanecerán desapegados, al haber alcanzado tal estado calmado y firme de la mente. 

Una vez alcanzada la autorrealización, ya no hay temor al nacimiento o la muerte. Todo lo que vemos en el mundo es la manifestación material de nuestra mente. Por ejemplo, una burbuja se forma en el agua debido a la presencia de aire en su interior. En el instante en que el aire escapa, la burbuja deja de existir, pero el agua permanece intacta. De mismo modo, el cuerpo humano mantiene su funcionamiento debido a la presencia del Prana, que se manifiesta mediante el proceso de la respiración.
Cuando el Prana abandona el cuerpo, este muere, pero el Prana continúa existiendo fuera del cuerpo. Por lo tanto, el Prana es eterno. El Prana es la energía misma que asume y mantiene a la forma corporal del cuerpo humano. 

La "Caída" de la Mente

Cuando el Prana se encuentra en su estado dinámico, se le llama «mente». Es decir, la mente es el estado transformado del Prana. Un practicante de Kriya Yoga realiza una práctica regular de Pranayama [Kriya Pranayama] a fin de regresar el Prana a su estado estático

El Prana se encuentra más allá de la destrucción, y es inexpresable, puesto que el Prana en nuestro cuerpo debe su origen al Inmortal Dios Inexpresable. En tanto este Prana se mantenga oscilando, permaneceremos atraídos a este mundo. Esta atracción automáticamente produce apego, expectativas y enjuiciamiento. Por lo general, el patrón de la respiración depende de la condición de la mente. La respiración se vuelve rápida cuando uno se encuentra perplejo o muy feliz, pero la misma respiración se vuelve lenta y calma durante la práctica de Atmakarma [Kriya Yoga]. La tendencia oscilante de la mente ocasiona además la pérdida del control sobre los órganos sensoriales.

Mientras la respiración se encuentre en un estado dinámico, la mente permanecerá involucrada en los asuntos mundanos, y el jiva [ser encarnado] continuará experimentando el sentido de «Yo y Mío». Una vez que la respiración se vuelve estática, el sentido de «Yo y Mío» de desvanece, el ego deja de existir, y surge el silencio. El mundo deja de aparecer con una identidad separada, y el bendito practicante de Kriya Yoga se vuelve uno con el Dios Inexpresable. 

La Esencia del Kriya Yoga

Cómo Experimentar a Dios

Prana, mente, intelecto o alma son diferentes nombres dados a la fuerza vital de acuerdo al estado en el que se encuentra y a sus diferentes funciones y ubicación. Por ejemplo, en su condición dinámica se le llama «mente», pero una vez que es regresada a su forma estática se le llama Atma, o Alma. A esto se lo conoce como la disolución de la mente, y se consigue al fijar el Prana en el Ajna Chakra [el centro del Alma, a la altura del entrecejo], en donde asume su nuevo nombre: Ser Interior o Alma. Este estado es imposible de expresar con palabras. Solo puede ser experimentado mediante la práctica de Kriya Yoga. Por tanto, se dice que el Alma es inexpresable, más allá de la contemplación, y es invisible. 

Manas (mente) es como se conoce al estado inestable y oscilante del Prana. Cuando el Prana se estabiliza, la mente oscilante se calmará y entonces se le denomina Alma. 

La mente, que por naturaleza es oscilante, es la raíz de todos los dolores y placeres. Al estabilizar y calmar la mente, el Prana se vuelve firme y tranquilo, y ya no hay más dolor ni placer alguno. 

Cuando el Prana es elevado al Ajna Chakra, la mente deja de oscilar y retorna a su estado original tranquilo. En este punto el practicante de Kriya Yoga alcanza la autorrealización.

Cuando la mente desciende por debajo del Ajna Chakra, surgen diferentes deseos y la mente se vuelve inestable. Mediante la devota práctica de Atmakarma [Kriya Yoga], la mente y el Prana se estabilizan en el Ajna Chakra. Como consecuencia de esto, todos los deseos del practicante de Kriya Yoga son eliminados. 

El practicante de Kriya Yoga que es capaz de fijar su Prana en el Ajna Chakra alcanzará la autorrealización. En tal estado, la Madre Naturaleza es incapaz de perturbar al practicante de Kriya Yoga, y por lo tanto la mente se vuelve calma, y el Prana se estabiliza. Por el contrario, el practicante de Kriya Yoga que no ha sido capaz de estabilizar su Prana en el Ajna Chakra continuará permaneciendo en el fango de la mente oscilante.  

El Prana mismo es Dios. Si el Prana es estabilizado en la cabeza (Ajna Chakra) el miedo a la muerte desaparece. Por lo tanto se dice que solamente el Prana es el verdadero liberador. 

El Alma se halla presente en todos los cuerpos, pero no somos conscientes de ella ni mantenemos nuestra atención en ella. Los practicantes de Kriya Yoga que han sido capaces de estabilizar su Prana en el Ajna Chakra, son capaces de ver al Alma en todos los cuerpos. Tales personas son conscientes del Ser, y fueron capaces de fundirse en el Prana Tranquilo. Se encuentran libres de toda discriminación, expectativas, juicios y dudas. Ni Dios es diferente de ellas, ni ellas son diferentes de Dios. Todos son Uno. No hay separación. Dios soy yo. Yo soy Dios. Este es el estado de unión con Dios.

Mediante la práctica regular de la acción del Prana, cuando el Prana se encuentra permanentemente establecido en la cabeza, los yoguis pierden la conciencia corporal. Es entonces que el yogui logra establecerse en la completa quietud en el Kutastha [Ajna Chakra o centro del Alma], alcanzando un estado extático en el yoga se encuentra constantemente unido a Brahman [el Absoluto], y logra un estado de desapego sobre el mundo material. Puedes alcanzarlo, si te esfuerzas.

Meditación es el estado que se presenta automáticamente a un practicante de Kriya Yoga tras la práctica de un gran número de Pranayamas [Kriya Pranayamas]. 

Debido a la estabilización del Prana, el practicante de Kriya Yoga experimenta la forma omnipresente de Dios y se sumerge en dicha sensación. Sin embargo, luego de un tiempo la mente del practicante de Kriya Yoga puede regresar nuevamente a su tendencia mental oscilante, a medida que su Prana se vuelve inestable. De manera que Dios aconseja que se continúe con la práctica de Kriya Yoga para mantener al Prana estabilizado, lo cual hará que la tendencia oscilante de la mente desaparezca. 

La estabilización del Prana (Atma) en el Kutastha depende enteramente de la calidad y cantidad de la práctica de Atmakarma [Kriya Yoga] llevada a cabo por el practicante de Kriya Yoga. 

La Religión Natural de Todo Ser Viviente

El Prana es la única religión pura para todos los seres vivientes. Sin el Prana no hay existencia. Desde un insecto hasta el elefante, los árboles y las plantas, incluso las rocas existen debido al Prana. Lo mismo ocurre con los seres humanos. De manera que la práctica de Pranayama [Kriya Pranayama] es el deber fundamental de cada uno de nosotros. También se ha visto que incluso durante la adoración externa se ejecuta una especie de Pranayama. Concentrarse en el Prana es verdaderamente la única religión natural (Dharma) para todos. 

Al estar apegados a sus órganos de los sentidos, la mayor parte de los seres humanos han olvidado su propia religión natural, que no es otra que la adoración al Prana o la respiración (Atmakarma). Recuerda que adorar a tu propia Alma (Prana) es la verdadera adoración a Dios.

Cuando el Alumno está Preparado es atraído hacia la Esencia del Kriya Yoga

Luego de andar errante a lo largo de muchas encarnaciones, el alma (en un cuerpo humano) se inclinará automáticamente hacia la práctica de Kriya Yoga (Atmakarma). De acuerdo a la ley de la naturaleza, tras el continuo disfrute sensorial comienzan a salir a la superficie el dolor y la agonía que provienen de este, y pronto comienza a perder todo su sentido. En ese estado, el alma (en un cuerpo humano) intenta hallar una salida. Si la persona no halla una salida, volverá a nacer y comenzará nuevamente su camino hacia el autodescubrimiento. Por la gracia de Dios, la persona desarrollará un intenso deseo de buscar y encontrar a un verdadero Maestro de Kriya Yoga (Sadgurú). Es por ello que Dios dice: «Ya sea que lo quieras o no, algún día tendrás que practicar Atmakarma.»

Este inmortal yoga sadhana [práctica yóguica] ha sido aconsejado por los sabios, y aquellos que lo practican no estarán nunca indefensos. Este Pranakarma jamás se extinguirá. Siempre ha existido y siempre existirá. Mientras más avance un ser humano hacia la realización espiritual, más se incrementará su interés hacia el Pranakarma [Kriya Yoga], porque este es un sadhana científico. 

La suma y sustancia de la vida humana es realizar a Dios. 

 

NOTA: En las enseñanzas de Lahiri Mahasaya Kriya Yoga era conocida también como Atmakarma, Pranakarma o Atmasadhana. En la actualidad diferentes instructores difunden enseñanzas bajo el nombre de Shiva Kriya Yoga, Atma Kriya Yoga o Kundalini Kriya Yoga. Estas enseñanzas u organizaciones no tienen relación alguna con las enseñanzas transmitidas por Lahiri Mahasaya ni corresponden a fuentes autorizadas.