¿Qué son Ida, Pingala y Sushumna?

Así como la sangre fluye a través de las venas y arterias de nuestro cuerpo físico, nuestra energía de vida -conocida como prana en el lenguaje del yoga- fluye por todo nuestro cuerpo astral a través de los nadis.

Los nadis son los canales sutiles a través de los cuales fluye la energía vital por todo nuestro cuerpo energético o astral, sosteniendo así nuestra vida.

De acuerdo a la literatura yóguica, nuestro cuerpo astral contiene 72.000 nadis o canales de circulación del prana.

Sushumna Ida y Pingala Nadis

Ida y Pingala

Entre todos los nadis, hay tres que son los más importantes en relación con nuestro estado mental y desarrollo espiritual: Sushumna, Ida y Pingala.

Localización

Estos tres nadis más importantes están ubicados en el eje cerebroespinal (aunque no son físicos, sino que como dijimos, son parte del cuerpo astral).

Imaginemos al eje cerebroespinal como un tubo:

  • Ida, también conocido como el canal lunar (o nadi lunar) se encuentra en el lado izquierdo del eje cerebroespinal (dentro del tubo).
  • Pingala, también conocido como el canal solar (o nadi solar) se encuentra en el lado derecho del eje cerebroespinal (dentro del tubo).

Ambos canales comienzan -en el cuerpo sutil- en la base de la columna, donde se encuentra el muladhara chakra, y se extienden por todo el eje cerebroespinal hasta el ajna chakra, ubicado junto a la médula oblongada, en el cráneo.

La Respiración, Ida y Pingala

Hay una correlación entre la predominancia momentánea de nuestra energía y el flujo respiratorio en nuestras fosas nasales, flujo que alterna entre ambas fosas nasales a lo largo del día:

  • La predominancia momentánea del Ida Nadi se manifiesta en un mayor flujo de la respiración a través de la fosa nasal izquierda.
  • La predominancia momentánea del Pingala Nadi se manifiesta en un mayor flujo de la respiración a través de la fosa nasal derecha.

Características y Funciones de Ida y Pingala

Canal Ida

Cuando en determinado momento del día circula un mayor caudal de energía o prana por el canal Ida, nos sentimos más cansados, somnolientos, desmotivados, perezosos o tristes. Si nos sentimos así, es señal de que nuestra energía predomina en el Ida Nadi en ese momento.

Este estado puede tener su utilidad. Durante la noche, es normal que nuestra energía fluya predominantemente por Ida, facilitándonos el descanso. De allí que se le conozca como canal lunar.

Asimismo, cuando nuestro cuerpo lucha contra una enfermedad o malestar, nuestra energía es dirigida naturalmente hacia el canal Ida, impulsándonos así a guardar reposo o dormir, para permitir a la energía vital concentrarse totalmente en combatir la enfermedad.

Este canal se relaciona con el sistema nervioso parasimpático.

Canal Pingala

Cuando en determinado momento del día circula un mayor caudal de energía o prana por el canal Pingala, experimentamos una mayor determinación y deseo de ejecutar acciones externas orientadas al logro de objetivos personales, aumenta la pasión, la ambición y la inquietud física y mental. Estas son señales de la predominancia del Pingala Nadi.

Por las mencionadas características relacionadas con la actividad material, a este canal se le conoce también como canal solar. Esta relacionado con el sistema nervioso simpático.

Aunque la predominancia momentánea de este nadi es útil para motivarnos a cumplir exitosamente nuestras tareas, tiene aspectos negativos también. Estos pueden ser el estrés, el insomnio, la sobreexigencia y la agitación física y mental -agitación que además impide profundizar en la meditación-.

Sushumna: Significado y función en nuestra vida

El canal Sushumna es el nadi más importante de todos. Mientras que los nadis Ida y Pingala controlan las funciones vitales y mentales del organismo, el significado de Sushumna Nadi en nuestra vida está relacionado con nuestro desarrollo y percepción espiritual.

Localización

A diferencia de los otros dos canales, que se extienden desde la base de la columna a lo largo de todo el eje cerebroespinal pero no llegan a ir por encima de la médula -el sexto chakra- el canal Sushumna se extiende desde la base de la columna -primer chakra- hasta la parte superior del cerebro, sede del séptimo chakra o Sahasrara, en el punto de la fontanela, el trono de Dios en el cuerpo humano.

La Sushumna -en el cuerpo astral- se ubica en el centro del eje cerebroespinal, con Ida a su izquierda y Pingala a su derecha.

Sushumna y la Respiración

La predominancia momentánea de nuestra energía en el Sushumna Nadi se refleja en el flujo equilibrado de la respiración en ambas fosas nasales.

Características y Funciones

Cuando hay un flujo predominante de nuestro prana en el canal Sushumna, experimentamos calma, plenitud, paz, gozo interior, sabiduría, inspiración, amor universal, conexión con el universo. Como sabemos, este estado es poco frecuente y muy fugaz en nuestra vida diaria.

En este estado del prana nuestra mente se encuentra en sereno equilibrio y disfrutamos de las buenas cualidades propias del canal Ida, y las buenas cualidades de Pingala, pero sin sus cualidades negativas.

Nos sentimos motivados y con abundante energía para realizar de manera exitosa y enfocada nuestras tareas externas, pero sin preocupaciones ni agitación mental. Asimismo podemos quedarnos quietos y meditar profundamente sin experimentar la somnolencia de Ida ni la inquietud de Pingala.

Ida, Pingala y Sushumna comienza en el muladhara chakra en la base de la columna, pero solamente la Sushumna llega hasta la parte superior del cerebro, al reino divino comprendido entre el sexto y séptimo chakra.

De manera que solo cuando nuestra energía fluye a través de la Sushumna tenemos acceso a los estados más elevados de conciencia espiritual.

Ida, pingala y sushumna

¿En cuál nadi se encuentra tu energía?

Nuestra conciencia se encuentra habitualmente desequilibrada, condicionada por estos cambios en el flujo de nuestra energía, sin poder acceder a la plenitud interior de la Sushumna más que por breves momentos.

Si bien la meditación siempre es buena, intentar practicarla sin llevar antes nuestra energía hacia el canal Sushumna es un proceso difícil y de escasos y muy lentos resultados.

Si intentas meditar cuando tu energía se encuentra en Ida o Pingala comprobarás que o bien experimentas inquietud corporal y un flujo constante de pensamientos, o te sientes somnoliento y comienzas a bostezar. No es el estado más propicio para profundizar en la meditación.

Para profundizar en la meditación o cultivar tu conexión con el Alma -basada en la experiencia y no solo en la teoría- te será de suma utilidad aprender a activar la Sushumna a voluntad. Ahorrarás años de esfuerzos y acelerarás tu evolución.

¿Te imaginas poder acceder a ese estado de paz y felicidad de la Sushumna cuando quieras, a voluntad? ¿Y mantenerlo en el día a día en medio de tus actividades diarias?

De manera ocasional podrás establecerte en la Sushumna por un corto período al leer un bello libro, contemplar un paisaje natural, escuchar bella música, visitar un templo, y otras actividades externas.

Pero estos medios no siempre funcionan. Y si lo hacen, su efecto es fugaz. Tampoco puedes acceder a ellos en todo momento, ya que tus actividades y responsabilidades diarias te lo impiden. Y por ser algo externo a ti, no te hacen más libre. Dependes de ellos.

El método científico para controlar la Sushumna, Ida y Pingala

Los antiguos yoguis de la India desarrollaron y practicaron un proceso científico para cultivar el bienestar físico, mental, emocional y espiritual. Un conjunto de técnicas para acelerar científicamente la evolución espiritual y experimentar la divinidad en su interior. Este proceso se denominó Kriya Yoga. Es el yoga original.

A través del Kriya Yoga, puedes ingresar en la Sushumna en solo 3 o 4 minutos, al practicar el primer paso de la técnica. Luego puedes continuar con los siguientes pasos de la meditación, o simplemente practicar este primer paso en cualquier momento del día en que quieras volver a conectarte con ese estado de paz interior y conexión con Dios.

Inicialmente este efecto es momentáneo. Al practicar este método con regularidad, estos períodos de equilibrio en la Sushumna se vuelven cada más más prolongados hasta que eventualmente se vuelven permanentes. Lo comprobarás en tu respiración y en tu estado de conciencia. Aún en momentos difíciles mantendrás el contacto con tu gozo interior.

Acceder a este estado de paz y plenitud interior bien podría ser la digna meta final de la mayoría de las prácticas y caminos espirituales, el fruto de muchos años de dedicados esfuerzos.

Comparte este contenido