Cómo comenzar a meditar

Instrucciones sencillas para comenzar a meditar y experimentar el gozo divino en tu interior cada día.
Ideal para principiantes. Puedes meditar escuchando el audio, o aprendiendo a partir de las instrucciones escritas.

Cómo comenzar a meditar – Meditación por Yogacharya John Thomas Lopategui

Siéntate derecho, con la columna derecha. Cierra los ojos.

Siente la respiración, saliendo y entrando.

Cuando inhalas: Amor.
Cuando exhalas: Paz.

Inhalando amor, exhalando paz.

Continúa de esta manera, a tu propio ritmo.

Siente esa respiración apacible y amorosa, y ama a Dios en cada respiración.

Estás inhalando el amor del universo entero.
Al exhalar, exhalas paz hacia todo el universo.

Absórbete en ese Amor. Recuerda que Dios es Amor.
Absórbete en esa Paz. Recuerda que Dios es Paz.

(Primera inclinación)
Ahora toma una inhalación lenta, larga y profunda hasta arriba, sostén la respiración, inclínate hacia adelante -tanto como te sea posible-, y exhala.

Continúa inhalando amor y exhalando paz. A tu propio ritmo, durante el tiempo que desees.

Luego, manteniendo los ojos cerrados, toma una inhalación lenta, larga y profunda hasta arriba, sostén la respiración, siéntate derecho, y luego exhala. Paz.

Inhala amor. Exhala paz.

Desconéctate del mundo exterior. Continúa inhalando y exhalando apaciblemente.

Sumérgete profundamente en el universo interior.

Simplemente sigue a tu respiración, que es tu conexión con Dios.

Inhalando amor, exhalando paz.

(Segunda inclinación)
Nuevamente, toma una inhalación lenta, larga y profunda, sostén la respiración, inclínate hacia adelante -tanto como te sea posible-, y exhala.

Inhalando amor, exhalando paz. Concéntrate solo en eso.

No hay miedos, ni preocupaciones, ni ansiedades… Todo es bueno. Todo es Dios.

Introviértete.

Manteniendo los ojos cerrados, toma una inhalación lenta, larga y profunda hasta arriba, sostén la respiración, siéntate derecho y luego exhala.

Inhalando amor, exhalando paz… deshaciéndote de todas tus preocupaciones.

Absórbete en el Amor. Absórbete en la Paz.

Todo es Dios. Todos los altibajos de la vida son Dios.

Eres un testigo, un testigo consciente.

Y en nuestra vida debemos permanecer conscientes.